El otro lado del sexo

Confesiones sin vergüenza
Contents:
  1. El otro lado del sexo: Una investigación de
  2. Customers who bought this item also bought
  3. Títulos relacionados
  4. El otro lado del sexo - Wikipedia, la enciclopedia libre
  5. megustaleer

La mayoría de ellos eran encantadores y muy respetuosos. Los sumisos y esclavos, así como los masoquistas, suelen crear un clima de confianza para poder obtener lo que les apetece sin ser rechazados. Guardo un recuerdo especial de Alex, un chico austriaco que, cuando venía a Barcelona por motivos laborales, pagaba por tener sesiones SM con Monique.

Tenía una novia en Viena a la que quería muchísimo, pero que, desgraciadamente, no compartía su afición a las fustas y el cuero negro. Tuve enseguida buen feeling con Alex.

Él me proporcionó gran parte del material que tengo: Nunca lo toqué. Creo que fue muy a su pesar. A los sumisos y esclavos, salvo los que tienen claro que pertenecen a una sola ama, les encanta probar juegos con otras.


  • chat sexo espanol.
  • pareja madura busca chico en oviedo;
  • Buying Options!
  • Valérie Tasso;
  • EL OTRO LADO DEL dresamintora.gq;

A diferencia de muchos sumisos que he conocido a través de Monique, Alex tenía muchos conflictos consigo mismo. Pensaba encontrar cosas peores.

follow url

El otro lado del sexo: Una investigación de

La verdad es que casi todos sois buena gente y vivís el tema de manera muy sana, con mucho respeto. Eso es una mierda. Al principio, me excitaba con fustazos. Después, quise probar otras cosas. Ya no sé adónde voy a parar. Me da miedo. SM es que podía llegar el momento en el que todo pareciera insípido. No estoy del todo de acuerdo con él.

Customers who bought this item also bought

Teniendo conciencia de la situación y siendo lo suficientemente maduro, puedes evitar los peligros. De la misma forma que ante el hambre no hay que comer compulsivamente para no acabar enfermo, en el ocurre lo mismo. En nuestra sociedad, el bienestar sexual no preocupa tanto como el resto las cosas. Y esto sólo lo niegan los mentirosos reprimidos. Un día de primavera de , Monique me mencionó la posibilidad de hacer una visita al OWK.

Llevaba un año sin ir y no quería perderse el octavo cumpleaños del Reino del Otro Mundo. No me lo pude creer. Yo sabía que, a pesar de que todos los sadomasoquistas han oído hablar del remoto castillo checo, muy pocos tienen la posibilidad de ir, y muchos menos se atreven a hacerlo al no saber lo que van a encontrarse.

Me parecía todo demasiado sencillo. Eran incógnitas que me producían un poco de angustia, pero que pensé resolver improvisando sobre la marcha.


  • que conocer en granada!
  • El otro lado del sexo - Valérie Tasso - Primer capítulo - megustaleer - PLAZA & JANES -.
  • nochevieja en salamanca.
  • riviera maya diciembre 2017.
  • Resumen y sinópsis de El otro lado del sexo de Valérie Tasso?
  • Intereses relacionados.

Aunque la preocupación principal era mi novio. Él ya conocía los detalles de mi próximo libro. Sabía del viaje y lo había aceptado sin problemas, pese a manifestar su preocupación por no poder acompañarme. Pero, ante la duda, prefiero ir sola. En nuestra primera jornada en el Reino del Otro Mundo, la mayoría de las dóminas todavía estaba por llegar.

Monique esperaba a dos amigas, con quienes había compartido momentos inolvidables dentro del castillo, que venían de Viena en coche. Me avisó de que me iba a reír mucho con ellas porque siempre solían venir bien equipadas de ropa fetichista y de esclavos. Le propuse a Monique que siguiéramos el programa que nos habían entregado a nuestra llegada.

Títulos relacionados

No tenía desperdicio. Cada año se repite el mismo ritual: Es muy emocionante. Percibí una humedad extraña en sus ojos. Castigamos simbólicamente al género masculino por todos los crímenes que han cometido y siguen cometiendo contra las mujeres. Esta vez se cumplen nueve años de la creación del OWK. Las criaturas castigadas deben luego agradecer a sus respectivas amas el haberlas entregado al castigo.

Lo hacen besando sus botas. Me invadió una sensación onírica. Si veía a un esclavo andar sobre las baldosas, algo totalmente prohibido, tenía ganas de castigarle.

El otro lado del sexo - Wikipedia, la enciclopedia libre

Monique no se cortó ni un pelo en varias ocasiones, a pesar de ser una ama comprensiva. Pero había autoridad en su voz, estaba segura de sí misma. Yo todavía tenía mucho que aprender. A la una y media nos reunimos todos, amas y esclavos, en el vestíbulo de entrada de la Casa Principal para visitar las dependencias del Reino. Allí, Monique saludó efusivamente a sus amigas, Alice y Sandra, que iban acompañadas de sus cinco esclavos, y a Amrita, la ama japonesa con fama de dura, a pesar de su cara angelical. Es capaz de hacerte un bondage el arte de atar al sumiso en cinco minutos y de levantar a un hombre en el aire sin que se dé cuenta —me explicó Monique.

Aquella ama japonesa me resultó fascinante. Estaba ayudando a Amrita a subir las escaleras ante la imposibilidad de que ella lo hiciera sola, debido a las botas de altísimos tacones que le estaban destrozando los pies. Las dos Comprar en:. Descubre otros libros de. Aun así, se pegó a mis piernas y empezó a frotarse. Sé que quería Compré un tigre cuya dueña, Lilith, me agradeció sinceramente hacerme cargo de él. Para descargar este libro completo. Flag for inappropriate content.

Títulos relacionados. Steve Santagati - El Manual.

megustaleer

Françoise Dolto- Sexualidad Femenina. Buscar dentro del documento. Intereses relacionados Sadomasochism Slavery Woman Cats. Mary Carmen Marcelo Castro. Pedro Linares. Vivi Velasteguí. Wenn Arvilla. Maria Luisa.

Luis Arturo Honores. Eefreeth Yami. Libro destacado SEXO 4. Escribe tu opinión. Para Aprender. Deja tu opinión. Los clientes que vieron este libro también vieron. Precio mínimo garantizado. Recogida en librería gratis. Devoluciones gratis hasta 14 días. Recibe nuestras novedades en libros en tu email. Espasa Calpe, S.

Menú de navegación

Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como a otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.